Noticias

Las dos caras de Filomena

El paso de la borrasca Filomena ha dejado un abundante manto blanco en buena parte de la península. Imágenes sorprendentes, de gran belleza, pero que también han traído consigo más de una situación complicada en el campo

El refrán “Año de nieves, año de bienes” suele ser, por lo general, cierto. Los expertos aseguran que la nieve es buena para la ganadería. Gracias a ella, se producen mejores pastos en el monte.

Además, con el deshielo, se incrementan las reservas de agua. Y no solo eso, los embalses con los que se regará en verano también se van llenando.

Pero también trae consigo inconvenientes porque la nieve también tiene su parte menos buena. Tras Filomena a más de un ganadero no le ha quedado más remedio que abrirse paso con su tractor para rescatar al ganado, y trasladarlo a un lugar más seguro en el que poder alimentarlo.

Eso sin contar los primeros momentos que vivieron algunos. Al estar más presentes en zonas de montaña y de sierra, la nieve les dificultó el acceso a donde guardaban el ganado para proporcionarles alimento.

Además, al estar los pastos tapados, muchos han tenido que echar mano de piensos, pajas… No queda otra, tienen que comprar alimento para el ganado. Y esto se traduce en que están teniendo que hacer un gasto extra para darles de comer. Y exige también el aporte de agua, porque los abrevaderos están helados.

Está siendo unos días muy duros y ajetreados. Además, el temporal ha dejado paso a una cruda ola de frío. Por eso nuestros ganaderos se mantienen vigilantes, a la espera de saber cómo afectan las bajas temperaturas que se están registrando estos días, y poner remedio para que el ganado esté en unas condiciones adecuadas y lo mejor cuidado posible.

Frío, puertos y carreteras cerradas, muchos incidentes… Todo esto ha traído Filomena bajo el brazo. Eso sí, a pesar de los inconvenientes que pueda causar el paso de esta borrasca, hay algo que no cambia… la belleza de los paisajes nevados. ¡Nos deja imágenes tan fantásticas como estas! Mucho ánimo a nuestros ganaderos.